La sostenibilidad de un edificio, a salvo gracias a las fachadas de hormigón prefabricado

Al hablar de materiales sostenibles para la construcción de fachadas, destacamos los paneles prefabricados de hormigón. Un material duradero, reutilizable, aislante y con beneficios para la calidad de vida de los residentes de un edificio. ¿Cómo nos aseguramos de que este material sea sostenible?

Por supuesto siempre hay materiales más respetuosos con el medio ambiente. Podríamos seguir haciendo casas de adobe como en la Edad Media. Pero el material elegido no solo debe cuidar la naturaleza, también debe ser eficiente en otros muchos aspectos.

Cuando el resultado final respeta el medio ambiente, es útil para la sociedad y mejora la economía es cuando hablamos de sostenibilidad. Y para ello tenemos que atender a diversos criterios.

Elegir el hormigón prefabricado como material sostenible para la construcción

El hormigón prefabricado es eficiente durante todo el proceso: fabricación, instalación y vida útil. Para esta construcción modular se utiliza mucha menos energía en el proceso de construcción convencional. Casi el 90 % de la construcción puede realizarse fuera del emplazamiento y se generan menos residuos.Los paneles prefabricados de hormigón ahorran todas las molestias de la producción in situ.

El primer paso: revisar la DAP

Los instaladores que han elegido la fachada de hormigón prefabricado deben asegurarse de que cumple con toda la regulación en materia de sostenibilidad. Una de las opciones es acudir a la Declaración Ambiental de Producto, o DAP.

Una DAP, a través de criterios objetivos y cuantificables, elabora un perfil ambiental del material. Este nos dice si, durante todo su ciclo de vida útil, respetará o no el medio ambiente. Esta información añade valor al resultado final y convence a promotores, instaladores y propietarios.

¿Por qué es útil conocer la DAP del hormigón prefabricado que hayamos elegido? Porque así nos aseguramos de que el material elegido tenga la calidad que esperamos ofrecer. Dentro de los sistemas de certificación más utilizados a nivel mundial destacamos el VERDE, LEED y BREAAM, que miden una gran cantidad de factores antes de dar un veredicto.

Gracias al DAP podemos responder a la normativa de construcción y a las expectativas de los interesados. 

Si te preguntas cómo los expertos en sostenibilidad de materiales categorizan la DAP de los productos, hay dos formas. En la primera solo se tiene en cuenta el proceso de extracción y fabricación (como las emisiones del transporte o el impacto en el entorno). En la segunda se añaden todos los aspectos ambientales de su vida útil, una vez incorporado al producto final. Este segundo es más interesante, pues aporta información más completa al dueño del inmueble.

Si quieres saber dónde se puede ver la DAP de un material, hay diferentes formas, según el sistema que elijas. Puede aparecer en el catálogo de los productos, grabado en su packaging, en su etiqueta… si tienes dudas, lo mejor es que preguntes al fabricante.

Ventajas sostenibles de las fachadas hechas con hormigón prefabricado

La DAP es un buen punto de partida para conocer si el material escogido es respetuoso con el medio ambiente. Pero una fachada sostenible también debe beneficiar a la sociedad y a la economía, y para esto los paneles de hormigón prefabricados presentan ventajas muy interesantes.

Son duraderos y reutilizablesFachada Prefabricada Hormigon

 A la hora de elegir un material, nos preocupa si este resistirá el mayor tiempo posible sin requerir un desembolso económico astronómico. La vida útil del hormigón prefabricado supera con creces la establecida reglamentariamente, llegando incluso a los 100 años con toda su eficiencia. Y su proceso de fabricación en serie garantiza un bajo coste productivo.

Pero, además, es económico porque es un material reutilizable. Imagina que una constructora quiere convertir un edificio de viviendas con fachadas de hormigón prefabricado en un bloque de oficinas. Que la fachada sea de hormigón facilita las cosas, ya que este material prefabricado se puede reutilizar para crear nuevos paneles, e incluso se puede mantener intacto y solo transformar la distribución interna.

Son eficientes energéticamente

Esté en la playa o en la montaña, afectada por un clima cálido o lluvioso, una fachada sostenible debe garantizar la eficiencia térmica en el interior. En este caso el hormigón prefabricado reduce las necesidades de climatización interior sin importar la climatología del lugar. Los residentes agradecerán el ahorro que esto supone. Pero hay más: la eficiencia energética conlleva una menor emisión de gases al planeta. Otro aspecto medioambiental que considerar para elegir el hormigón prefabricado.

Además, la versatilidad de este tipo de paneles permite combinarse junto a otros sistemas eficientes energéticamente, como la ventilación forzada con caudal variable o galerías acristaladas.

El hormigón es un material que ha demostrado su durabilidad a lo largo de décadas. En la actualidad, este material da un paso más hacia la sostenibilidad.

Son beneficiosos para los residentes

Los paneles prefabricados de hormigón están diseñados para combatir la contaminación acústica,  ya que es un material que reduce el ruido tanto del exterior como del interior del edificio. Y al ser prefabricado, no genera ruido ni molestias durante la construcción, pues no hay que mezclarlo en el momento.

Además es un material muy seguro ante la acción de la naturaleza. Es muy resistente frente a oscilaciones de temperatura y climáticas extremas, y están preparados para aguantar ante seísmos. Suma a esto los menores costes de degradación del inmueble, otro respiro para los propietarios.

Aquí no acaban las ventajas para los ocupantes del edificio. Volvamos a ese ejemplo de nueva oficina en la zona financiera de tu ciudad, que quiere cambiar la fachada. Si es de hormigón prefabricado, los trabajadores podrán seguir dentro con su rutina diaria sin problema. Esto se debe a que la construcción con este material es más rápida y menos invasiva que con otros productos.

Y no hay que olvidarse de sus posibilidades estéticas

Imagina una fachada en la costa alicantina. Ahora una en los montes de León. O una en la meseta extremeña. Acabados, gustos y relieves diferentes. El hormigón prefabricado es un material sostenible para una construcción con carácter propio. Ofrece soluciones para diferentes acabados, dimensiones y configuraciones geométricas o modulares, difícilmente alcanzables por otros materiales.

Duradero, reutilizable, eficiente, con posibilidades estéticas… las ventajas del hormigón prefabricado lo convierten en un digno material sostenible para la construcción. Un material que cumple con las expectativas de todos.

FUENTES
Prilhofer, Ecoconstruccion, Ecointeligencia
Imagem de 11333328 por Pixabay
Noticias relacionadas