Aplica, coloca, ajusta y ¡LISTO!

La unión hace la fuerza. Y en la construcción de edificios sostenibles, esa fuerza no puede darse sin unos métodos de fijación eficientes. ¿Sabes cuál es la opción más rápida, ecológica y fácil de utilizar? Existe una gran variedad de productos, pero en este artículo te damos las claves para contestar a esa pregunta.

¿Qué método de fijación debo utilizar en la construcción de edificios sostenible?

La respuesta es clara: el que garantice el aislamiento térmico y acústico del edifico, contamine menos el medio ambiente y ahorre tiempo y recursos a la hora de llevar a cabo el proyecto.

Como hemos visto en artículos anteriores, existen varios tipos de sistemas adhesivos, entre los que destacan las uniones mecánicas, las soldaduras y los adhesivos químicos. Las uniones mecánicas (es decir, tornillos, remaches, clavos, etc.) han sido las más utilizadas hasta principios del siglo XX. Durante ese siglo la soldadura se convirtió en el proceso más habitual. Pero la investigación y el desarrollo tecnológico del sector dio lugar hace unas décadas a la opción más eficiente del mercado: los adhesivos químicos. Son estos productos los que han terminado ganando la partida de la construcción de edificios sostenibles.

Tiene su explicación. Imaginémonos que tenemos que instalar un acabado en la pared de una vivienda. Si el método de fijación escogido para ello es el mecánico, deberemos hacer agujeros en la estructura del edificio para poder ajustar el atornillado. Estos agujeros producen una rotura en la fachada que puede llegar a generar puentes térmicos. Y ya sabemos lo que sucede con estos: pérdida de temperatura, ineficiencia energética…

Los adhesivos químicos son más eficientes térmica y acústicamente. No solo porque evitan que se produzca cualquier rotura al no necesitar agujeros, sino también porque son más flexibles. Esa elasticidad es una característica indispensable para conseguir un buen aislamiento frente al ruido.

Sobre este tipo de adhesivos siempre ha pesado el argumento de que son altamente contaminantes. Pero su fórmula ha ido evolucionando a nivel químico para conseguir una composición más ecológica. Actualmente, se trata de productos con una formulación neutra que no son dañinos y que no contienen disolventes, siliconas ni isocianatos. Tampoco son corrosivos y es seguro utilizarlos incluso en superficies delicadas, ya que no oxida los metales ni estropea los espejos.

Aplica-coloca-y-listo

Adhesivos químicos: la opción más eficiente para la construcción de edificios sostenibles

Pero centrémonos ahora en por qué son la mejor opción para la construcción de edificios sostenibles. Y es que uno de los principales avances que aportan los adhesivos de montaje en espuma, es la eficiencia. Un solo bote rinde como un saco de mortero de hasta 40 kilos. No hace falta mencionar los ahorros logísticos, de espacio y de seguridad laboral que esto conlleva. Pero no solo son más ligeros, sino también más limpios, ya que no generan el polvo y la suciedad característica de otros productos como el cemento.

Los costes se reducen. Se trata de productos de altas prestaciones que reducen las horas de trabajo, evitando pasos innecesarios y tiempos de espera. Su utilización es tal cual se titula este artículo: aplica, coloca, ajusta, ¡y listo! Mientras que con métodos tradicionales  se tarda hasta dos días en terminar una instalación, con algunas espumas el tiempo disminuye a apenas dos horas. Además, su tiempo de curado es de 24 horas, mientras que el de métodos tradicionales puede llegar a extenderse una semana.

La alta densidad de la fórmula garantiza un agarre rápido, una instalación precisa y una fuerte adhesión. Además, puede aplicarse sobre una amplia gama de materiales como hormigón, madera, OSB, membranas bituminosas, ladrillo cerámico, ladrillo de silicato, vidrio, metal y PVC.

Sin lugar a dudas, las mejores soluciones adhesivas las encontramos entre los productos químicos. No son solo garantía de respeto al medio ambiente, sino también de eficiencia. Dos rasgos fundamentales a la hora de enfrentarnos a la construcción de edificios sostenibles.

12. Infografia QUILOSA-Construccion Sostenible
Noticias relacionadas