Los sistemas de fijación han demostrado que el potente rendimiento de los adhesivos y la construcción de casas sostenibles no se excluyen mutuamente

Construcción de casas sostenibles: elige los sistemas de fijación más eficientes

Ya no podemos entender la construcción sin el componente de la sostenibilidad. La protección del medio ambiente ha pasado a ser el cemento que une el diseño, la elección de materiales y el desarrollo de cualquier edificio.

Y no es para menos. En la Unión Europea, la construcción de edificios consume el 40% de los materiales, genera el 40% de los residuos y consume el 40% de la energía primaria. Estos datos del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) nos hablan de un sector con un profundo impacto medioambiental.

Para minimizarlo, es necesario elegir productos y soluciones que contribuyan a una construcción más ecológica. Una construcción que ahorre recursos mediante el empleo de materiales de bajo impacto ambiental y social a lo largo de todo su ciclo de vida.

Sistemas de fijación en la construcción de casas sostenibles

La elección de los materiales en la construcción de casas sostenibles es esencial. No podemos conformarnos con que cumpla con la función que promete, sino que debe garantizar su sostenibilidad. Es lo que ocurre con los sistemas de fijación utilizados en la construcción. Es necesario que, aparte de ser útiles a la hora de pegar superficies u otros elementos, sean beneficiosos para el cuidado del medio ambiente.

Podemos dividirlos en mecánicos, que son los remaches, tornillos y perfilería; y en sistemas adhesivos de fijación, que incluyen los adhesivos elásticos, la cinta de doble cara o la espuma. Los sistemas de fijación adhesiva permiten diseños y aplicaciones que la mayoría de las fijaciones mecánicas no hacen posible. Desde rellenar huecos, sellar superficies o instalar puertas y ventanas, los sistemas de fijación adhesiva pueden aplicarse sobre cualquier material de construcción garantizando una sujeción duradera.

Estos sistemas de aislamiento eliminan los puentes térmicos de forma eficiente. Algo importante, por ejemplo, en la instalación de ventanas. Ayuda a mantener la temperatura interior deseada por el inquilino y evita que se gaste energía de más con los sistemas de climatización.

El sistema aislamiento tres barreras es uno de los métodos más eficientes para  conseguir un aislamiento térmico y acústico en la instalación de cerramientos en obra. Además, ayuda a prevenir la aparición de humedades y es resistente incluso a las lluvias más fuertes.

Pero… ¿Estos materiales no eran súper tóxicos y perjudiciales para la atmósfera? ¿Cómo vamos a utilizarlos en la construcción de casas sostenibles? Es cierto que muchos de sus componentes son materiales químicos con altas emisiones contaminantes y no renovables. También es verdad que muchos de ellos requieren de gran cantidad de energía para su producción.

Sin embargo, toda norma incluye excepciones. Y cuando hablamos de la construcción de casas sostenibles esas excepciones están ligadas a los avances científicos. Algunos de estos productos han demostrado que el potente rendimiento de los adhesivos y la producción sostenible no se excluyen mutuamente.

La tecnología ha permitido desarrollar sistemas de fijación adhesivos que son respetuosos con el medio ambiente desde su fabricación hasta su aplicación, garantizando una durabilidad que contribuye a hacer más sostenible la construcción. Este tipo de productos están relacionados con la ‘green chemistry’ o química sostenible. Consiste en una filosofía dirigida hacia el diseño de productos y procesos químicos que implica la reducción o eliminación de productos nocivos para las personas o el medio ambiente de estos materiales.

¿Cómo puedo asegurarme de estar eligiendo materiales sostenibles? 

Ahora bien, ¿cómo reconocemos qué sistemas de fijación cumplen con los criterios necesarios para la construcción de casas sostenibles? Para eso sería necesario hacer un análisis exhaustivo de cada material, su ciclo de vida, su toxicidad, etc. Comprobar estos datos requiere tiempo y algunos no son fáciles de averiguar. Es ahí donde entra en juego el papel de los sellos y certificaciones. Solo los materiales que cumplan con los requisitos establecidos y las leyes medioambientales los tienen.

Un punto importante en la construcción de casas sostenibles es que los materiales elegidos no emitan vapores nocivos de MDI. Este compuesto químico puede acarrear problemas para la salud y para el medio ambiente. Por eso es necesario comprobar que los sistemas de fijación adhesivas como las espumas de poliuretano incluya el sello 02. Es el caso de los productos de Quilosa que gracias a su innovadora tecnología no emiten este tipo de vapores durante la aplicación.

Además, pertenecen a la clasificación M1, lo que implica que son respetuosas con el aire y no emiten compuestos orgánicos volátiles (COV). Se trata de sustancias que se evaporan y se propagan por el ambiente fácilmente, lo que perjudica al medio ambiente y favorecen al efecto invernadero. Por otro lado, las siliconas de Quilosa cuentan con distintas certificaciones que garantizan sus bajas emisiones de cualquier sustancia contaminante entre las que encontramos el Certificado A+.

Para construir un mundo mejor necesitamos apostar por la construcción de casas sostenibles y por materiales que nos ayuden a cuidar de todos los espacios en los que vivimos, tanto los fabricados por el hombre, como el propio medio ambiente.

Fuentes: Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, Construmática
Noticias relacionadas