¿Cómo puedo conseguir un aislamiento térmico más económico?

¿Cuáles son las soluciones de aislamiento térmico más económico?

Cuidar el planeta nos beneficia a todos. Si tratamos de contaminar lo menos posible, recortando las emisiones relacionadas con el gasto en calefacción, por ejemplo, conseguimos también reducir lo que pagamos en climatización. Por ello, aplicar medidas que conlleven un ahorro energético, como soluciones que mejoren el aislamiento térmico de las construcciones, son esenciales a la hora de construir un mundo más sostenible.

Apostando por soluciones que nos ayuden a conseguir un aislamiento térmico más eficiente, conseguimos los mejores resultados y también un ahorro considerable para el bolsillo. En este artículo te contamos (y calculamos) cómo lograrlo.

Por qué es importante preocuparse por el aislamiento térmico

Hagamos un repaso de las ventajas que tiene contar con un buen aislamiento térmico:

  • Confort térmico y bienestar en la vivienda
  • Prevención de humedades y moho: en una vivienda bien aislada no aparecen humedades por condensación, es decir, no hay puntos fríos donde se condensa la humedad ambiente.
  • Ahorro energético: un adecuado aislamiento térmico permite ahorrar energía de climatización, tanto en invierno como en verano. En función de la vivienda y del tipo de aislamiento elegido, el ahorro puede ser incluso superior al 50% del gasto total de energía en climatización. Pero sobre esto hablaremos más adelante.
  • Cuidado del medio ambiente: una vivienda eficiente consume menos energía, con lo cual reducimos las emisiones de CO2 cuidando de este modo el medio ambiente.

En definitiva, tener una vivienda correctamente aislada trae beneficios en muchos aspectos, pero principalmente es una apuesta por el medio ambiente y por la economía familiar. Se calcula que 26 millones de viviendas en España pierden cada año más de 12.000 millones de euros por el mal acondicionamiento energético según un estudio de Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI).

Cómo favorecer al ahorro gracias a COOL-R

En anteriores artículos ya hemos hablado de cómo soluciones como Cool-R protegen a una construcción del calor y otros agentes climáticos como la lluvia. Sin embargo, las cualidades de esta membrana impermeabilizante también pueden ser nuestro mayor aliado para lograr ahorrar energía.

Se trata de un revestimiento para el exterior altamente reflectante. Gracias a esta cualidad, la membrana refleja los rayos del sol evitando que el calor sea absorbido por la cubierta. Como resultado, aísla térmicamente la casa hasta el punto de no necesitar aire acondicionado. Aplicando Cool-R se puede obtener una reducción de temperatura de entre 4 °C a 10 °C, dependiendo de la época del año y el lugar geográfico.

Todo eso está muy bien, pero ¿cómo se ve beneficiado el bolsillo del usuario? Es una consecución lógica de acontecimientos. Cuanto menos calor absorba la construcción menos gastaremos en sistemas como aires acondicionados, lo que supone un ahorro de energía y una reducción en, si es el caso, la factura de la luz.

¿Cada cuánto tiempo tendré que invertir en este sistema?

Si queremos contar con un sistema realmente rentable debemos tener en consideración esta pregunta. Y es que, cuanto más tiempo pase hasta que tengamos que invertir en nuevos materiales, mejor para bolsillo. Para eso, es importante valorar la durabilidad del sistema que escojamos.

Es lo que ofrece Cool-R. Más allá de solucionarnos problemas como las filtraciones y las goteras, nos garantiza una durabilidad de 10 años. Su impermeabilidad no solo aumenta la resistencia de la estructura, sino que supone un ahorro energético y económico. Se trata de un tema bastante importante. No olvidemos que las lluvias no son solo algo estacional y que pueden presentarse en cualquier época del año, incluso con las típicas tormentas de verano.

¿Cuánto dinero voy a poder ahorrar?

¿Aún no lo ves claro? Veamos si los datos consiguen hacerlo. Desde Quilosa hemos llevado a cabo un estudio que refleja cuánto dinero puedes llegar a ahorrar si cuentas en tu construcción con una membrana impermeabilizante como Cool-R.

El estudio se basa en el ahorro en refrigeración que se llega a conseguir en verano gracias a la aplicación del revestimiento Cool-R en la cubierta. Los resultados muestran, por ejemplo, que el ahorro en una superficie de 5.450 metros cuadrados en 10 años sería de 360.360 euros. Todo esto suponiendo que el revestimiento se mantenga limpio y que se dé un uso constante al aire acondicionado durante esa década. En el siguiente gráfico puedes observar claramente en qué horas del día el efecto de COOL-R es decisivo a la hora de conseguir un aislamiento térmico eficaz.

Con todo, contar con soluciones que favorezcan el aislamiento térmico, no es solo una buena decisión a nivel económico, sino para la construcción en general y el medio ambiente en particular.

 

Fuentes: BBVA, Europa Press, Cool-R

Noticias relacionadas