La durabilidad es uno de los beneficios de la construcción sostenible

Este artículo no va de buenos y malos. Todos los materiales tienen sus ventajas y sus inconvenientes, la cosa es saber elegir cuáles nos convienen más. En la construcción de un edificio esa pregunta debería responderse siguiendo el criterio de la sostenibilidad. ¿Cómo podemos saber cuál es el producto menos contaminante si tenemos en cuenta su ciclo de vida completo?

La certificación DAP y los beneficios de la construcción sostenible

El sector de la construcción está dispuesto y preparado para responder las exigencias de sostenibilidad y resiliencia que el planeta necesita. Las innovaciones tecnológicas y el desarrollo de nuevos productos que han tenido lugar los últimos años son prueba de ello: queremos levantar edificios que construyan un mundo mejor.

Una construcción basada en criterios medioambientales tiene que tener en cuenta el ciclo de vida de los productos. El ciclo de vida de los materiales importa. Importa muchísimo. El impacto medio ambiental de la construcción no puede medirse solo cuando se construye un edificio. Eso sería hacer trampa. Este sector impacta sobre el medio ambiente mucho antes: desde que se comienzan a producir los materiales necesarios. Por último, ha de tenerse en cuenta también el uso del edificio, etapa durante la cual se van a producir la mayor cantidad de consumos de energía y mantenimiento.

Para garantizar su sostenibilidad se ha desarrollado la certificación DAP (declaraciones ambientales de producto), que hace posible realizar un estudio de la cantidad de emisiones de carbono que cada producto aporta a la obra, evaluando de esta forma el ciclo de vida de todas las partes implicadas en el proyecto.

Estas declaraciones ambientales proporcionan un perfil ambiental fiable, relevante, transparente, comparable y verificable que permite destacar un producto respetuoso con el medio ambiente, basado en información del ciclo de vida conforme a normas internacionales y datos ambientales cuantificados.

Los beneficios de la construcción sostenible para el medio ambiente son notables, pero también para el fabricante o para los constructores ya que permite a las empresas comunicar el desempeño ambiental de sus productos y servicios.

Además, contar con la certificación DAP abre puertas a otros mercados puesto que se trata de una declaración ambiental reconocida a nivel internacional. Lo que facilita a las organizaciones la comercialización y exportación de sus productos.

Los beneficios de la construcción sostenible en el mantenimiento de las fachadas

¿Cómo consigue un material la certificación ambiental?  La DAP es un certificado de producto por el cual el fabricante, a través de un laboratorio externo acreditado, analiza el proceso de fabricación de su producto desde el proceso de selección de las materias primas hasta su instalación en el edificio donde finalmente vaya a estar destinado. Entre otras cosas, garantizando su durabilidad y un mínimo manteniendo. La fachada ventilada, por ejemplo, se ha ido consolidando con gran aceptación entre arquitectos y constructores por su elevada calidad, las posibilidades estéticas que ofrece y por sus indiscutibles ventajas de aislamiento térmico y acústico.

La durabilidad de este tipo de fachadas vendrá determinada por el tipo de panel exterior seleccionado y su garantía, así como por el tipo de anclaje que de este se haga sobre perfilaría y soporte principal.

Las fijaciones químicas entre paneles y perfiles tienen unas ventajas en cuanto a durabilidad que hacen de estos sistemas, soluciones constructivas más sostenibles y acordes a los estándares de sostenibilidad.

Otro tipo de productos que pueden presumir de certificación DAP son algunos sistemas de fijación químicos. Un buen sellado de la fachada es imprescindible para garantizar la sostenibilidad de la construcción. Evita la entrada de agua, contaminación, polvo y demás agentes externos en el interior de la fachada y del edificio, que ocasionan desperfectos y estropean el aislamiento si no se realiza de forma profesional y con los mejores productos.

El sistema SATE (sistema de aislamiento térmico exterior) de Quilosa es un ejemplo magnífico de lo que venimos hablando. Este sistema de fijación no solo reduce el tiempo de instalación y el consumo de materiales en obra, sino que minimiza el riesgo de condensaciones, es impermeable al agua de lluvia, pero a la vez permeable al vapor de agua. Además, es un sistema que reduce la generación de residuos en la obra, contribuyendo de esta forma a la economía circular.  Todo esto hace que minimice las emisiones de carbono durante todo su ciclo vital y que, por lo tanto, cuente con la certificación DAP.

El sector de la construcción tiene la vista puesta en la sostenibilidad y en provocar el menor impacto posible sobre el medio ambiente. Apostar por nuevas tecnologías y materiales eficientes y ecológicos es necesario para responder a las exigencias medioambientales que el planeta necesita.

 

Fuente: Agenda de la Construcción Sostenible

Noticias relacionadas