fbpx

¿Fachada ligera o ventilada? Cómo conseguir fachadas eficientes energéticamente

Si bien es cierto que no debemos juzgar a un libro por su portada, sí que debemos juzgar a un edificio por su fachada.

La fachada es el paramento exterior o conjunto de caras exteriores de un edificio o vivienda. Es, junto con la cubierta, uno de los elementos más importantes de una construcción, sobre todo en lo relacionado al aislamiento térmico del edificio. Por su posición, están en contacto directo con el frío y el calor del exterior, así como con cualquier fenómeno meteorológico.

Por esta razón, es de gran importancia elegir sistemas de fachada eficientes energéticamente que nos protejan de estos riesgos a la vez que nos ayude a alcanzar un menor consumo energético, reducir costes de mantenimiento y mejorar el confort de los habitantes de la casa.

A continuación, te hablaremos de las fachadas ligeras y las fachadas ventiladas, dos sistemas de cerramiento exterior que nos pueden ayudar a conseguir todo esto.

¿Qué son las fachadas ligeras y por qué son fachadas energéticamente eficientes?

Se trata de un tipo de fachada autoportante, generalmente ligera y acristalada, independiente de la estructura resistente del edificio, que se construye de forma continua por delante de ella.

Uno de los tipos más conocidos es el muro cortina, que está constituido por una combinación de elementos resistentes metálicos, una amplia variedad de acristalamientos transparentes y zonas generalmente opacas.

Como todos los cerramientos exteriores, los muros cortina deben garantizar la estanqueidad y el aislamiento térmico y acústico. Un muro cortina está diseñado para resistir la fuerza del viento, así como su propio peso, y transmitirla a los forjados.

Características de las fachadas ligeras

La principal característica de una fachada ligera, sea del tipo que sea, es que esta va instalada en forma de envoltura exterior a la edificación, algo que hace que la carga transmitida a la estructura sea mínima.

Existen varios tipos de fachadas ligeras. En este artículo nos centraremos en el tipo muro cortina, en la que la estructura metálica auxiliar permanece totalmente oculta detrás del vidrio. Las lunas no se hallan sujetas mecánicamente entre los perfiles, sino pegadas encima de ellos mediante un adhesivo específico: la silicona estructural. De esta forma, la fachada adquiere un mayor aspecto de inmaterialidad, al predominar las reflexiones que proporciona el vidrio. Además, en este tipo de fachada es el sellante el que soporta el peso del vidrio o panel.

Ventajas de las fachadas ligeras

Son fáciles de montar e instalar y son versátiles en cuanto a diseño y materiales. Además de las ventajas mencionadas anteriormente, las fachadas ligeras requieren de un trabajo de mantenimiento sencillo. Esto se debe a su propio sistema de instalación por ‘paneles’, el cual permite disponer de repuestos y recambios que pueden sustituirse fácilmente.

¿Cómo es su montaje?

La fachada ligera cuenta con las ventajas que aporta la normalización y estandarización de productos, que salen de fábrica listos para ser montados. Por lo que solo es necesario realizar una breve parte del montaje directamente en obra.

¿Qué son las fachadas ventiladas y por qué son fachadas energéticamente eficientes?

Pasemos a la siguiente protagonista de este artículo: la fachada ventilada. Se trata de una estructura que funciona como una segunda piel del edificio y que se caracteriza por la existencia de una cámara de aire ventilada situada en su interior.

Esta cámara hace posible la circulación del aire hacia arriba, como si se tratara de una chimenea. Al calentarse por la radiación solar que incide directamente sobre la fachada ventilada, se crea una corriente continua de aire que permite disipar el calor.

Fachadas-ventiladas

Características de las fachadas ventiladas

Se ha ido consolidando sobre todo por su elevada calidad, las posibilidades estéticas que ofrece y por sus indiscutibles ventajas de aislamiento térmico y acústico. Además, en muchos casos permite el uso de fijaciones ocultas mediante adhesivos químicos, haciendo que la estética del edificio no se vea perjudicada.

Sin embargo, las bondades de ese tipo de fachada no terminan ahí. Aporta protección contra la radiación solar directa y permite la ventilación de la energía absorbida por el aplacado.

Ventajas de las fachadas ventiladas

Las principales ventajas de la fachada ventilada son las propiedades aislantes y absorbentes y la estabilidad estructural. Este tipo de fachada absorbe por completo los movimientos de dilatación y contracción de la subestructura y el panel. Se consigue un reparto de tensiones uniforme sobre todo el panel sin provocar picos en puntos concretos (fijación química), y una mayor estabilidad estructural en las piezas, ya que no han de ser mecanizadas ni perforadas como en el sistema de anclaje mecánico.

Emplear una fachada ventilada en un edificio significa optar por una manera eficaz de mejorar las prestaciones técnicas y arquitectónicas de su envolvente.

¿Cómo es su montaje?

Un sistema de fachada ventilada consta de: un muro soporte, una capa aislante sobre el soporte y un aplacado exterior unido al edificio mediante una subestructura de anclaje, normalmente de aluminio.

Sobre la fachada del edificio se ancla una subestructura compuesta por escuadras y perfiles verticales que soportan la hoja exterior. A continuación, se coloca el aislamiento térmico mediante mortero adhesivo y espigas a la pared.

Una vez colocada la capa aislante, se coloca la hoja de acabado exterior fijada a perfiles verticales creando una cámara de aire entre el aislamiento y las placas que conforman la segunda piel.

componentes-fachada-ventilada

La importancia de una correcta instalación para conseguir fachadas eficientes energéticamente

El sector de la edificación consume un 31% del total de energía en España. Un porcentaje que podría ser mucho más bajo, ¿cómo? Empleando los productos adecuados para mejorar la envolvente de los edificios y así evitar la formación de puentes térmicos, algo determinante para reducir el consumo de energía.

Reducir esa pérdida de energía debe ser una prioridad para la construcción para lograr ser sostenible. Es la forma de conseguir un menor consumo energético y, por lo tanto, de aumentar la calidad de vida de los inquilinos y de cuidar el medio ambiente.

Pero de nada sirve contar con los mejores sistemas de fachadas si no se invierte también en materiales que garanticen una buena instalación. El resultado sería similar al de dejar siempre una ventana abierta. El interior del edificio quedaría expuesto a humedades, hongos, corrientes de aire y condensaciones, entre otros problemas.

Los mejores aliados para llevar a cabo la mejor instalación

Para garantizar las mejores prestaciones a la hora de llevar a cabo la instalación de cualquiera de estos tipos de fachada, en Quilosa contamos con una gama de productos con diferentes sistemas que se adaptan a cada una de estas soluciones constructivas.

Para la instalación de fachadas ventiladas, contamos con nuestros sistemas Fix Paneles, un sistema certificado que posee los requerimientos necesarios para un montaje seguro, permitiendo nuevas aplicaciones constructivas. Su capacidad de absorción de movimiento y vibraciones, evita los movimientos del panel, eliminando de esta forma los posibles ruidos  producidos por holguras en las fijaciones mecánicas, reduciendo de esta forma dichas tensiones.

Nuestro sistema en base MS, es un sistema libre de disolventes e isocianatos, garantizando un 0% de migraciones y posibles manchas, sobre todo en cerámicas o piedra natural. De esta forma se consigue un sistema de anclaje oculto y estéticamente adecuado que no causa impacto en la visión de la fachada.

Con esta solución se consigue además un ahorro de tiempo en el montaje, y una reducción considerable de los costes en comparación con los sistemas de fijación mecánica ocultos.

Para la fijación de muros cortina, es preferible decantarse por el sistema de fijación N-36, una silicona neutra de alta elasticidad, inalterable por la acción del agua y compatible con las siliconas de doble vidrio que garantiza un sellado de estanqueidad en muros cortina.

También podemos contar con el sistema de fijación N-34, perfecto para fijar fachadas acristaladas estructurales y que, además, cuenta con una resistencia máxima a la tensión y alta resistencia mecánica.

Por lo que, si contamos con los sistemas de fachadas adecuados y sumamos las mejores soluciones para su instalación, el resultado es inmejorable. Conseguir fachadas eficientes energéticamente es tan sencillo como tener en cuenta esta ecuación.

Noticias relacionadas